ecommerce entre mayoristas y minoristas

Dicen en la página de siliconnews que vender por internet ya no es una opción, sino una obligación. Los comerciantes lo saben, pero no tienen claro qué deben buscar para optimizar sus recursos y sacar el partido necesario a esta tecnología. Una cosa es segura: el consumidor quiere cada vez más facilidades. ¿Es aplicable esta afirmación a la compra y venta entre minoristas y mayoristas? Muchos usuarios pueden dudarlo, ya que ambos son empresas pero… ¿No es cierto que un minorista es, a la postre, también un cliente? 

A la hora de saber qué tipo de plataforma utilizar existen muchas variables, a veces no las que tenemos en cuenta desde un principio. En el ámbito profesional, que es el que nos interesa en esta entrada (ya hablaremos de la venta en detalle en otro artículo, ya que las particularidades de cada una las hacen completamente diferentes) internet cada vez está ganando más y más terreno. Catálogos de distribuidores, información de las empresas, directorios de productos… Cuestiones que terminarán siendo básicas para las empresas y que, quien las adopte en primera instancia, tendrán ventaja sobre el resto. El mundo comercial seguirá existiendo, pero de manera paralela y complementaria a la prospección virtual.

Y es que las plataformas de ecommerce se encuentran proliferando cada vez más. Tenemos algunas gratuitas que podemos instalar en nuestro dominio (prestashop en su máximo exponente) y otras que son facilitadas directamente por el proveedor de servicios web. ¿Los inconvenientes de este tipo de plataformas? Innumerables. Tantos que un proveedor medio se sentirá frustrado antes de que vea los resultados.

El SEO es el principal escollo que tienen que superar aquéllos que instalen en su página web este tipo de aplicaciones. ¿Por qué? Porque no disponen de un posicionamiento, a priori, lo suficientemente bueno como para tener presencia en Internet. Van a ver como sus páginas no reciben visitas, y que las pocas que reciben no son clientes realmente interesados en sus productos (a no ser que provengan de una recomendación directa).

¿La solución a este problema? Soluciones gratuitas hay pocas (aunque no por ello despreciables, como sucede con uno de los patrocinadores de esta página: ORDENN), ya que en la mayoría de los casos pasa por contratar a una persona capaz de posicionar la página correctamente en los buscadores. Y esto no es ni sencillo ni barato.

Aun así el ecommerce es el futuro. Es de necios pensar que dentro de diez años existirán los mismos canales de venta que ahora, y es éste el momento de coger este nuevo tren. Un tren que, al final, nos obligarán a tomar, por lo que es mejor estar preparados. Y, después de tomar la decisión, ya sólo nos quedará elegir la mejor opción.