Pequeños locales mercadona

Mercadona ha invertido treinta y seis millones de euros durante este año 2013 para crear una infraestructura de tenderos, e invertirá más de 15 millones de euros durante el siguiente año para formar a más de 21.000 trabajadores para que aprendan a vender como se hace en los mercados tradicionales. ¿El objetivo? Atraer a la clientela que todavía sigue yendo a estos sitios a comprar por razón del trato personalizado recibido a sus supermercados de alimentación.

Con esta inversión va a intentar lograr una cercanía suficiente como para que esta clientela, en general mucho más exigente, se sienta como en casa y termine de decidirse por el gigante nacional. Teniendo en cuenta que durante los últimos 3 años Mercadona ha invertido en este ámbito más de 105 millones de euros podemos prever la importancia que se le está dando a este tipo de modelo de negocio.

Este movimiento se suma a la idea, ya de por sí defendida por el presidente de Mercadona, Juan Roig, de la baja rotación de sus empleados. La inversión, de esta manera, se convierte en una ganancia a largo plazo al tener, progresivamente, a trabajadores que mejoren en este tipo de servicios y que vayan aumentando el patrimonio intangible de la empresa. Además también es importante para lograr una mejoría de la imagen de marca del gigante, la cual se ha visto mermada por algunos movimientos de presión desmedida sobre algunos pequeños agricultores y empresas cooperativas, las cuales se han visto obligadas a dejar de producir para Mercadona debido a la competencia de otras empresas provenientes de lugares tan dispares como China, Vietnam o Sudamérica.

La formación, para seguir mostrando la importancia dada hacia la misma, se ofrece por un profesional que enseña al trabajador principiante todas las técnicas del que será su futuro puesto de tendero, así como la manera de entrever las necesidades de cada cliente. Durante este periodo el trabajador percibe un salario similar al que tendrá cuando se encuentre definitivamente en su puesto de trabajo. Según Juan Roig se estima que la inversión media en trabajadores principiantes es de 3.000 euros.

Mercadona contra los pequeños negocios

Por parte de los pequeños comercios es importante estar atentos a este tipo de movimientos ya que de ellos depende su futuro. Si les quitan el trato cercano al cliente –que, por cierto, nunca podrá ser tan especializado debido a la propia estructura de la cadena- habrá que centrarse en otro tipo de características que terminen de convencer a un cliente que cada vez aboga más por un producto barato.