Modelos distintos de márketing para proveedores y mayoristas

Una tenista: María Sharapova. Una inversión: más de 500.000 $ en la creación de un producto: los caramelos Sugarpova (con formas de pelotas de tenis, corazones, etc.). Y un objetivo: hacer una promoción de la misma sin gastar demasiado dinero. ¿Cómo conseguirlo? Fácil: cambiarse el apellido para pasar a ser María Sugarpova.

Obra maestra.

Desde EBC queremos hacer hincapié en este tipo de estrategias de márketing, porque en ellas siempre hay mucho que aprender. En este caso nos encontramos con que, con muy poco dinero y un rumor (y una imagen ya creada, la de la tenista), María Sharapova ha logrado que su marca de caramelos, antes absolutamente desconocida, haya salido publicada en medios de países que ni siquiera la comercializan. ¿Será su objetivo lograr una demanda por aspersión -que sean los propios consumidores los que vayan a la tienda y pidan, directamente, este tipo de producto-?

Sin entrar demasiado en el chiste fácil, nos encontramos con una estrategia viral cuyo objetivo era, sencillamente, el obtenido: que por poco dinero se cree una imagen de marca en la mente de los consumidores. ¿No está definida? No es problema, el principio ya lo ha logrado.

En el día a día no tenemos las herramientas de la tenista, pero si entendemos el márketing como un juego (con unas reglas) siempre hay alguna vía para lograr este tipo de penetración en el mercado. No debemos pensar nunca que no existe, ya que en ese caso seguro que no lo encontraremos. Aprendamos de María (o de Madonna antes, por poner otro ejemplo), y busquemos la manera de meter un ‘ace’ al mercado.