Moviles inteligentesPor fin nos damos cuenta de que el comercio, ayudándonos por internet, se ve impulsado y de que ésta puede ser la manera más económica, eficiente y útil para llegar a un mercado más amplio y, así, maximizar nuestros beneficios. Es un paso. Pero todavía nos queda un camino muy largo por recorrer que pasa por, entre otras cosas, reconocer la importancia del SEO o la necesidad de que nuestra página se adecue a las resoluciones más pequeñas: los móviles. Porque, no nos engañemos, un móvil lo llevamos siempre encima mientras que un ordenador no (ni siquiera una Tablet). El responsive design no es más que un diseño de nuestra web que nos permita verla correctamente desde cualquier dispositivo.

Hay varios aspectos que nos obligan a tener en cuenta este tipo de resoluciones. En primer lugar el más evidente (y que ya hemos comentado en la introducción): gracias a esta adecuación seremos capaces de llegar a un público muchísimo más amplio, que será capaz de ver nuestra página esté donde esté. Esto no parece muy útil para webs con un diseño estático (más allá de una consulta esporádica), pero se torna primordial para aquellas páginas con información dinámica o aquellas que permiten desarrollar el negocio. Estamos hablando, por supuesto, de las tiendas virtuales o ecommerce.

Pero debemos destacar otros puntos importantes que, aunque no se aprecien a primera vista, son cruciales para dar una buena imagen y para que la experiencia del usuario final no se vea mermada. Es, así, de vital importancia, que la usabilidad sea la misma (o casi la misma) estemos desde un dispositivo con una resolución grande (como puede ser un ordenador de sobremesa, un portátil, etc.) y uno con la resolución más limitada (un móvil). Como es difícil que todas las funciones estén disponibles para este tipo de pantallas debido a su escaso espacio debemos invertir en profesionales que nos ayuden a colocar cada cosa en su sitio, que conozcan cómo se solucionan ese tipo de problemas en el mercado y que los apliquen según nuestras necesidades. Esto es todavía más atrayente si hacemos casos a estudios como el de Adobe Digital Marketing Insights, que indica que los usuarios que acceden a las tiendas online desde tabletas consumen un 21% más que los que acceden desde el ordenador de sobremesa. Este porcentaje aumenta hasta el 54% si los comparamos con el consumo de usuarios que acceden desde dispositivos móviles. ¿La causa más importante? El usuario final quiere movilidad, pero desde dispositivos móviles la usabilidad es mucho peor. Por eso es tan importante tener en cuenta este tipo de problemática.

Lo mismo sucede con los emails enviados. Estudios como el realizado por Inbox Marketer, el 70% de las personas receptoras de mails que lo abren desde el móvil lo eliminan si no se lee correctamente. Tomando como ejemplo una economía como España, durante el verano de 2013 esta cifra de mails abiertos desde el móvil alcanzaba un 43%, lo que significa que más de un 25% de las personas eliminan los mails sin leerlos siquiera si no están adaptados a sus resoluciones.

Por tanto un punto a tener en cuenta a la hora de elegir la empresa que va a diseñarnos la web, o las herramientas que vamos a utilizar (y que van a terminar viendo y utilizando nuestros clientes para hacer negocios con nosotros), es que tenga un responsive design que se adapte a cualquier resolución, y que en las más pequeñas siga teniendo la utilidad para la que fue creada. Se puede afirmar que el responsive design ya no es una opción como podía serlo cuando los Smart phones no estaban asentados en el mercado. En caso de no tener esta opción no sólo estaremos perdiendo posible volumen de negocio (ventas que no terminan de cerrarse porque no se pueden realizar desde cualquier sitio, por ejemplo), sino que daremos una imagen precaria y ayudaremos al cliente a que valore opciones de la competencia.

 

Autor: Rodrigo Tovar Monge