Los cubatas tienen precios distintos según la zona

Mi ciudad, Alicante, ha vivido una Nochevieja especial, la de un año duro en el que muchas empresas se encuentran cerrando y, otras, sobreviven como pueden esperando tiempos mejores. Pero en EBC lo que nos interesa es cómo ha afectado esta nueva coyuntura (aunque, después de los años que han pasado, ya no es tan ‘nueva’) en los precios y en la manera de afrontar estos nuevos retos que se presentan. ¿Por qué, entonces, una copa cuesta en Alicante 3 euros y en otras capitales de provincia, como Soria, 5 euros? El mercado, en efecto, ha tenido una evolución distinta en función de la cultura y de la zona. ¿Por qué somos tan ingenuos de pensar, entonces, que las medidas adoptadas deben ser iguales para toda la geografía de un país?

No hacemos más que ver noticias sobre las intenciones independentistas de numerosas zonas del estado español, en ocasiones valoradas positiva o negativamente en función de dónde nos encontremos. Más allá de la mejoría o desmejoría que ello supondría hay un análisis muy interesante que debemos hacernos. Y es que el mercado, como en el ejemplo que se ha puesto al principio (que podría extrapolarse al de la vivienda, con una caída muy superior en zonas como el levante español, y mucho menos acuciada en otras como el norte del país), no ha evolucionado igual en todos los sitios. Y este hecho no puede llevarnos a una conclusión distinta de la siguiente: son necesarias medidas distintas para avivar la economía dependiendo de la zona.

¿Por qué el precio de la copa en una ciudad como Soria, que antes de la crisis la tenía más barata que en lugares como Alicante, no se ha visto modificado en los últimos años? Y no será por la competencia, siendo esta ciudad una de las que más bares por ciudadano censado tiene. No. Es por la cultura. El peso del ahorro en relación con la totalidad de los ingresos mensuales de cada trabajador, a pesar de que allí siempre ha estado muy arraigado, no se ha visto modificado (o lo ha hecho en menor medida) a causa de la crisis. Por tanto el consumo no ha variado tanto como en otras zonas, y por ello los empresarios no han tenido que impulsar sus ventas reduciendo los precios. Entonces, ¿Qué sentido tienen medidas que pueden ser positivas para unas zonas y negativas para otras?

Copas, cubatas, nochevieja

Este ejemplo se puede extrapolar para exponer el problema que se está viviendo en la Unión Europea, donde algunas medidas tienen sentido para algunos países o, incluso, para los indicadores medios de la UE, pero no para zonas específicas (en España hubo un tiempo en el que vivimos políticas monetarias para que la inflación no aumentara cuando el país estaba al borde de la deflación).

En este contexto no parece tan descabellado permitir una regulación delegada más local para ciertas materias que permita, tanto en el ejemplo de la UE y España como en el de Alicante y Soria, maximizar los resultados.