internet4

Internet ha permitido que surjan nuevos modelos de negocio fácilmente escalables, que requieren de poca inversión para la gran cantidad de público objetivo al que van dirigidos. Ahí podemos ver anuncios como los presentados por Google en sus páginas, los cupones de Groupon o ebay. Este tipo de negocios han dejado a un lado, en parte con razón, mucho público que requiere de lo local. Son una minoría, es cierto, pero es una minoría que tiene unas necesidades distintas y que permite la existencia de negocios similares pero más focalizados.

Se ha dejado patente, con la creación de empresas que comienzan a explotar este tipo de nichos, que todavía hay cabida para cubrir unas necesidades aparentemente satisfechas pero que, por el tipo de enfoque ‘a lo grande’, no terminan de cuajar. Pongamos por ejemplo a ebay, que permite la subasta de productos a nivel no sólo nacional, sino también internacional. Dejando de lado la posibilidad de que existan subastas en la calle de tu barrio, que sería lo más local posible, han comenzado a aparecer empresas más pequeñas que funcionan por internet y que permiten esto mismo: subastas. Pero con la diferencia de la oferta de ciertas características (principalmente que la persona que subasta esté cerca) y facilidades que ebay, por su concepción masiva, no puede ofrecer.

Lo mismo sucede con algunas entidades de descuentos como Groupon, que se centran en un ámbito geográfico muy elevado. No han tardado en aparecer ciertas empresas que explotan este mismo modelo de negocio desde un punto de vista más cercano a los clientes y a sus tiendas de toda la vida, siendo un punto intermedio entre la magnitud de Groupon y la limitación de ser la propia tienda la que reparta sus descuentos. Y el modelo de negocio es rentable.

Local, personalizado

No por el hecho de que haya ya una empresa que se encuentre explotando un modelo de negocio significa que todas las necesidades las esté cubriendo, y pequeños empresarios pueden ver en este hecho una posibilidad para abrirse camino con pequeños detalles que pueden llegar a marcar la diferencia.