nuevas tecnologías

Las PYMEs españolas, según un estudio realizado por Ipsos Mori para Microsoft, son las que más confían (detrás de las francesas) en “la nube” para desarrollar su trabajo.  ¿Qué beneficios conlleva este uso? ¿Por qué es bueno que se adentren en las nuevas tecnologías?

Vamos a poner datos sin adulterar del estudio antes mencionado: el 62% de las PYMEs españolas utiliza en su desarrollo profesional algún servicio en la nube (dropbox, ORDENN, Contaonline, etc.). Parece que la crisis, por ver algún aspecto positivo a la misma, ha empujado a los empresarios a ahorrar costes y, con ello, a comenzar a utilizar herramientas que le permitean trabajar más eficientemente sin aumentar los costes.

El trabajo en la nube conlleva una serie de beneficios que debemos conocer. Así podremos saber qué alternativas existen, para elegir la que más nos convenga realmente. Y es que el uso de la nube tiene una serie de ventajas que no debemos obviar:

– Permite tener siempre un backup de nuestros datos (respaldo de los mismos). Así, si existe algún problema en nuestra oficina física (robo, incendio, etc.) siempre podremos acceder a los mismos y, por lo menos, seguir trabajando.

– Permite conciliar mejor la vida familiar con el trabajo. Si todos los datos se encuentran en la nube los tendremos siempre a nuestra disposición, estemos donde estemos. Para gestiones relativamente sencillas podremos acceder a ellos, modificarlos y utilizarlos.

– Es posible ahorrarse otras infraestructuras que, en ocasiones, devienen caras (instalaciones informáticas, redes, etc.).

A pesar de ello el trabajo en la nube genera también cierta suspicacia entre los empresarios, principalmente en relación con dónde se encuentran sus datos realmente (recordemos la importancia de este tipo de cosas en relación, por ejemplo, con la LOPD). Para elegir correctamente un servicio que se encuentra en la nube es necesario saber dónde se encuentra esa empresa, el tipo de legislación de ese país y las condiciones que aceptamos en el momento que comenzamos a utilizarla.

Como conclusión decir que el uso de este tipo de tecnologías no sólo es bueno, sino necesario. El ahorro en costes es considerable, y la diferencia de servicio entre una empresa que disfruta de estas ventajas con la que no es absoluta. Desde EBC os animamos encarecidamente a comenzar a utilizar este tipo de herramientas.