Las previsiones económicas en España mejoran pese al parón sufrido en la UE. A continuación intentamos analizar algunas de las claves de dicho crecimiento.

vicepresidenta gobierno soraya

Pese al parón sufrido en la zona euro, liderado principalmente por las previsiones y resultados poco halagüeños de Francia, nos encontramos con un cambio en la perspectiva de España. Así, el ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos ha valorado algunos repuntes que aportan optimismo a la evolución del país.

Diferencial frente a la evolución de Europa: España está viviendo, durante por lo menos dos ejercicios consecutivos, un crecimiento con una tendencia separada a la del resto de estados de la zona euro (de media). Esto, realizando un estudio meramente gráfico, ha servido para el gobierno para prever una diferenciación al resto de europa. A pesar de ello, y aunque es una señal positiva, no debemos olvidar que España no es un país líder dentro de la UE, y que los cambios que suelen suceder le afectan con un desfase temporal determinado y variable.

El crecimiento económico, en relación con el segundo trimestre, se va a mantener durante el tercero, ya que así parece apuntarlo los datos parciales de los que se disponen.

– Las causas de esta mejora, según de Guindos, se deben a las correcciones económicas realizadas, y al aflojamiento de las cargas y costes laborales.

El estudio es positivo, ya que el crecimiento es necesario para reavivar la economía. A pesar de ello no debemos olvidar de las consecuencias de cada una de las correcciones aplicadas en la calidad de vida de los ciudadanos, y lo que es peor para los políticos, del grado de confianza que depositarán sobre ellos en el futuro. Aunque, a buen seguro, dicha confianza se renovará si la economía vuelve a un crecimiento sostenido, independientemente de si ese crecimiento viene dado por causas exógenas a las medidas adoptadas.