Derechos al comprar por internet

Hace poco hablábamos de las devoluciones y garantías en compras realizadas en persona. Para las compras realizadas por internet se aplican prácticamente las mismas normas, pero hay algunas diferencias que se establecen debido a las particularidades de este tipo de transacciones. La ley prevé un derecho añadido al consumidor, el llamado derecho de desistimiento, con la intención de suplir la imposibilidad por su parte de ‘probarse’ el producto en cuestión o, sencillamente, de verlo en su versión física antes de que le sea enviado. Pero, ¿en qué consiste exactamente dicho derecho de desistimiento?

En las compras de productos realizadas en tiendas físicas no hay una obligación legal por parte del vendedor de aceptar una devolución que no esté basada en una falta de conformidad entre lo que en teoría se le estaba vendiendo y lo que en realidad se le había vendido, o en un defecto en el producto. Por tanto si el comercio no lo reconoce expresamente no es un derecho del consumidor una devolución poco después de la compra.

Devoluciones en las compras por internet

En el caso de los productos comprados por internet esta regla es un poco más flexible intentando, como comentábamos, suplir la dificultad por parte del comprador de probar el producto o de verlo físicamente antes de recibirlo en su hogar. La ley prevé, para este tipo de compras, un plazo de siete días –que podrá ampliarse si el vendedor así lo desea, pero nunca reducirse- durante el cual el comprador puede desistir de la compra sin necesidad de tener un motivo de falta de conformidad o de defecto en el producto.

¿Qué pasa entonces?

Si el consumidor desea desistir sólo deberá rellenar la hoja de devolución que podrá descargarse de la página web donde ha realizado la compra y reenviar el producto a la dirección de remitente del paquete que recibió. Es recomendable, a pesar de ello, que si se desea devolver un producto se consulte en la página web la dirección del vendedor para evitar problemas en el envío. En este caso los gastos de envío corren a cargo del comprador.

Tiempo para devolver un producto

El consumidor tiene un plazo de siete días por norma, plazo que se cuenta en función de los días que hay desde la compra hasta el envío de vuelta, sin contar los fines de semana y los festivos de la localidad del comprador.

¿Hay alguna excepción?

Sí, existen algunos productos que no se pueden devolver por razones obvias, como son la ropa interior, prendas íntimas, etc. En general son productos que, por sus características, y aplicando un poco de sentido común, puede preverse que va a ser una excepción.

¿Y por qué tengo que pagar los gastos de envío de la devolución?

Gastos de envio en compras por internet

En general para el caso de desistimiento sin aportar ninguna razón especial deberá ser el consumidor el que devuelva el producto corriendo con los gastos. Cosa distinta es si hay alguna característica del producto con la que no se está conforme, o bien si existe algún defecto, en cuyo caso los gastos de devolución deben correr a cargo del vendedor, ya que en este caso sí que hay razón para la devolución y la misma está recogida en la normativa. En este supuesto la tienda deberá reembolsar al consumidor final los gastos del envío y el importe del producto.

¿Alguna cosa más interesante en relación a las compras por internet?

Pues ahora que lo preguntas sí, hay una cosa más, y es en relación a los pedidos que se demoran en su envío por culpa del vendedor. La ley establece que el pedido debe llegar en un plazo máximo de treinta días. En este caso el comprador puede optar por quedárselo o por rechazarlo, en cuyo caso habrá que estar a lo que establezca la norma para estos casos pero que en general se reduce a la posibilidad de que la tienda devuelva el importe al comprador.