Gestor de correos electrónicos

Hace poco tiempo, y un poco de pasada, hablábamos de las alternativas existentes al Outlook cuando explicábamos cómo podíamos enviar miles de mails de manera gratuita. Pues bien, en la época actual en la que la crisis acucia y es necesario buscar alternativas gratuitas a los programas de pago nos vemos en la obligación de recomendar este estupendo programa.

El Thunderbird es el equivalente al Firefox en el mundo de la gestión de correos electrónicos, y funciona de una manera similar al Outlook. Es suficiente con añadir una cuenta (tal y como lo haríamos en el programa de Microsoft) para que podamos comenzar a usarlo. Es posible descargarlo desde su página de manera completamente gratuita.

Su uso tiene muchas ventajas frente al Outlook, principalmente derivadas de la seguridad (las actualizaciones son más habituales y el hecho de que tenga una comunidad enorme detrás hace que sean todavía más dinámicas) y de los complementos (puedes explorar dichos complementos desde su propia página, para ver si hay alguno que pueda interesarte). Por una parte Thunderbird, al ser un proyecto colaborativo, encuentra su fuente de desarrollo en millones de personas especializadas. De esta manera logra estar en la vanguardia con los últimos avances tecnológicos. Por otra parte, y gracias a las extensiones y complementos, el programa permite suplir carencias que cada usuario pueda tener durante su uso.

En este tipo de programas en los que hay una comunidad tan grande detrás suele suceder que cualquier duda que nos surja se encuentre ya resuelta en internet (además de en su propia página de ayuda, muy completa). Es cierto que con el ourlook también sucede, pero siempre tranquiliza saber que con este tipo de programas alternativos no te vas a quedar ‘colgado’.

Si tenemos que nombrar los inconvenientes yo destacaría, debido a la extensión del paquete office en las empresas (por otra parte indispensable para las mismas debido a su potencia y versatilidad) es su falta de complementación con el mismo. Outlook es completamente compatible con office de Microsoft, y aunque Thunderbird intenta (y en la mayoría de las ocasiones consigue) disfrutar de este tipo de simbiosis (sobre todo teniendo en cuenta de que ésta es una necesidad indispensable para los trabajadores que son, por otra parte, sus usuarios potenciales) en algunas ocasiones puede quedarse corto.

Como conclusión debemos decir que, efectivamente, Thunderbird es una alternativa muy digna al Outlook, que puede servirnos perfectamente como cliente de correo en nuestra empresa. Su interfaz y apariencia, además, lo hace atractivo e intuitivo (incluso superando al office en algunos puntos), por lo que el cambio no tiene por qué ser muy traumático para los trabajadores.