Mejorar imagen marca encontrar clientes

Existen cuatro tipos de herramientas promocionales, cada una enfocada a un tipo distinto de necesidad. Así, las herramientas promocionales son el medio por el que pretendemos hacer llegar las promociones o acciones concretas a los receptores.

“[…] las herramientas promocionales son el medio por el que pretendemos hacer llegar las promociones o acciones concretas a los receptores

Ventas personales: Comunicación que se da entre un vendedor o comercial, de manera directa, a una o más personas, con la intención de transmitirles las ventajas de un producto o servicio y de lograr que los receptores lo compren. De las cuatro herramientas promocionales, las ventas personales es la única que no está dirigida a la masa, sino que se enfoca a compradores potenciales concretos y determinados -receptores-. Es clave realizar correctamente la entrevista con el cliente.

Publicidad: Se trata de una comunicación realizada a las masas -sin un receptor específico- que tiene como finalidad influir en la decisión de compra de los receptores invitándolos a consumir un producto o servicio específico. Para ello puede utilizarse cualquier medio de comunicación o técnica de propaganda -entendida la propaganda tal y como establece la RAE, como la “Acción o efecto de dar a conocer algo con el fin de atraer adeptos o compradores”-.

En términos generales la publicidad viene limitada por varios puntos que, a grandes rasgos, son: el establecimiento de los objetivos, las decisiones sobre el presupuesto -el cual delimitará el medio de comunicación y otros campos relacionados-, el mensaje a transmitir, los medios concretos en los que se desarrollará y la manera de medir los resultados.

Existe la posibilidad de hacer publicidad sin un elevado coste (por ejemplo mediante notas de prensa), pero para ello hay que conocer los medios y realizarlas correctamente.

Relaciones públicas: Es un tipo de comunicación masiva que tiene como intención entablar relaciones adecuadas con distintos grupos de interés, y mantenerlas a lo largo del tiempo. Pretende dar a conocer la imagen de marca de una manera más directa que otras herramientas como la publicidad. A diferencia de esta última, las relaciones públicas no tienen como objetivo el consumo directo del producto, sino mejorar los vínculos existentes con los distintos grupos que conforman el ecosistema de la empresa.

Generalmente tienen un contacto más directo con los mencionados grupos, lo que conlleva ventajas e inconvenientes. Por un lado, este contacto hace que el feedback sea más fácil de obtener. Además es más probable lograr un mejor entendimiento con los receptores, ya que es posible personalizar el mensaje. Por otro lado las relaciones públicas están más limitadas en cuanto al alcance.

Promoción de ventas: Es una herramienta de promoción que tiene como objetivo impulsar alguno de los grupos de individuos que influyen en el canal de ventas. Normalmente está compuesto por una serie de promociones dedicadas a incentivar temporalmente a estos grupos.

En función de a quién va dirigida es posible incentivar a los consumidores, a los miembros del canal de distribución o al equipo comercial. En todos los casos la intención es incrementar temporalmente las ventas.

Mejorar canales de venta para maximizar beneficios a los proveedores

Conclusión

Podemos ver que, en función de las necesidades y de las promociones que queramos poner en marcha, utilizaremos una herramienta promocional distinta ya que cada una posee sus puntos fuertes y débiles en función del objetivo marcado.

Existen numerosas personas que incluyen el patrocinio como herramienta promocional, pero debido a sus particularidades haremos una mención al mismo en otra entrada más específica.

  Artículo publicado por Rodrigo Tovar Monge gracias al acuerdo de colaboraciones. Envíanos tú también tu colaboración, entre todos podemos aprender mucho.